· Tatiana Carmona Rizo · Noticias UCR

Los principales factores por los cuales un estudiante elige una carrera son: la vocación profesional, el prestigio, la posibilidad de conseguir buenos ingresos, y la posibilidad de estudiar y trabajar a la vez. (foto Archivo ODI) 

Casi el 60% de esta población está completamente satisfecha con su empleo

 

Áreas y disciplinas con condiciones laborales óptimas y desfavorables.

En el ámbito laboral, el estudio evidenció que algunas disciplinas cuentan con indicadores de empleo que son óptimos.

Algunas de ellas son: Estadística, Microbiología, Imagenología, Optometría, Gestión de la Tecnología, Administración de Seguros, Derecho Penal, Currículo y Física.

Por otra parte, hay disciplinas con indicadores de empleo desfavorales como: Antropología, Periodismo, Educación Preescolar, Terapia Respiratoria y Geografía. Aunque estas áreas tienen indicadores desfavorables a nivel de bachillerato, en muchas de ellas, si el estudiante cursa una licenciatura, estas condiciones mejoran.

Las áreas con mayores porcentajes de desempleo son las de Ciencias Sociales (9%), Ciencias Básicas (7,14%) y Ciencias de la Salud con (7%); mientras que el área con menor porcentaje de desempleo es el de Ingeniería con 2.5%.

Además, el estudio muestra que el porcentaje de subempleo es del 5,1% y que el indicador de “poca o ninguna relación del trabajo con la carrera estudiada” es de 7,5% en nuestro país.

Herramienta para las nuevas generaciones

Además de este estudio, Conare desarrolló la plataforma digital “Radiografía Laboral”, por medio de la cual los estudiantes de colegio y público en general pueden encontrar toda la información sobre las carreras con condiciones laborales óptimas, universidades que imparten las carreras de su elección, opinión de los graduados sobre las distintas disciplinas, entre otros.

Los interesados pueden ingresar a esta plataforma en www.radiografia.conare.ac.cr

 
  • 84% de los graduados viven en las cuatro provincias centrales del país.
  • Tres cuartas partes de los graduados universitarios hicieron sus estudios secundarios en colegios públicos y 9 de cada 10 obtuvieron el bachillerato en horario diurno.
  • Las diez disciplinas con mayores ingresos cuentan con salarios brutos promedios superiores a ¢1.200.000 y son: Microbiología, Odontología, Derecho Judicial, Administración de Tecnologías de Información, Derecho Empresarial, Currículo, Evaluación Educativa, Estadística, Medicina y Administración de Seguros.
  • Las diez disciplinas con ingresos más bajos tienen salarios promedio menores a ¢700.000 mensuales. Las disciplinas en esta condición son: Teología, Educación Preescolar Inglés, Turismo, Audiología, Educación Preescolar, Artes Plásticas, Enfermería, Terapia Respiratoria, Artes Musicales e Historia.
  • Las personas graduadas de las áreas de Ingeniería, Ciencias Económicas y Computación reciben, en promedio, una mayor cantidad de beneficios o incentivos laborales que en las otras áreas. El hecho de tener estos beneficios influye en la satisfacción con el trabajo, es decir, hay una tendencia a que a mayor cantidad de beneficios, mayor es el grado de satisfacción.
  • Más del 95% de las personas graduadas asalariadas reciben aguinaldo y vacaciones pagadas. Curiosamente este indicador no alcanza el 100% a pesar de estar garantizado por la ley.